• 24 JUN DE 2024

Test Drive Kia Carens 2023: un SUV con corazón de monovolumen

Test Drive Kia Carens |

La cuarta generación de Carens cambia el formato con el que la conocimos siempre, pero gracias a su habitabilidad y tren motriz, es una de las mejores alternativas para siete pasajeros en nuestro mercado.

En julio del año pasado se estrenó en Chile la nueva Kia Carens, una generación diferente a la que acostumbrábamos y también desde una procedencia distinta: India. Este modelo hace una cruza entre un formato SUV y MPV, aunque, para fortuna de Kia, la mezcla salió buena, como se pudo constatar hace cuatro meses cuando los amigos de Autocosmos la probaron para su canal de YouTube.

Si no viste el video, o si lo viste y quieres revivir todos los detalles de esta prueba de manejo, aquí puedes conocer mucho más sobre la Kia Carens.


Síguenos en: Google News


Kia Carens 2023: dimensiones y diseño

  • Largo: 4.540 mm
  • Ancho: 1.800 mm
  • Alto: 1.700 mm
  • Distancia entre ejes: 2.780 mm
  • Maletero: 

      216 litros con todos los asientos en su lugar

      645 litros con la fila trasera plegada

      1.164 litros con todos los asientos plegados

  • 216 litros con todos los asientos en su lugar
  • 645 litros con la fila trasera plegada
  • 1.164 litros con todos los asientos plegados

La nueva Carens, ubicada entre el Seltos y el Sportage, es un modelo más grande que su antecesor, pero no mucho más. El modelo pasado ofrecía 4.525 mm de largo y 2.750 mm entre ejes. Sin embargo, el espacio está mejor aprovechado y eso permite que siete adultos (en realidad seis, pero en el ítem de seguridad te contaremos por qué) puedan ir cómodamente sentados, con espacio suficiente. Además, el piso es relativamente plano y los asientos son fáciles de acomodar o plegar para ofrecer mucho espacio extra, si lo necesitas.

Es interesante el tema de la habitabilidad, puesto que uno siempre "celebra" el tamaño del auto como signo de espacio, pero no siempre se ofrece mucho confort o las plazas traseras quedan relegadas para uso infantil. Por ejemplo, JAC ofrece 4,8 metros con el JS8 y tiene buen espacio, más que un Jeep Commander (4,76), un Jetour X70 Plus (4,72) y que un Chery Tiggo 8 (4,67). El Toyota Rush, mencionado por Kia como rival de Carens, ofrece 4,43 metros y 2,68 metros entre ejes. El Changan CX-70 ofrece 4,68 metros de largo y 2,78 metros entre ejes. Otra muy buena alternativa es el Citroën Berlingo Pasajeros, con 4,75 metros de largo y 2,97 metros entre ejes.

Teniendo todo esto en cuenta, Carens logra ofrecer un tamaño acotado y medido por fuera, pero muy bien aprovechado por dentro.

De diseño pasamos a un formato de dos volúmenes, con una silueta que nos recuerda en parte al Kia Soul. No es el modelo más atractivo, pero tiene algunos encantos y detalles interesantes como las luces diurnas LED en la parte superior, las que según la marca están inspiradas en el "mapa estelar" o algunas molduras que cuentan con texturado tridimensional geométrico. Me parecía más elegante y coherente el diseño de la Carens anterior, pero es una apreciación subjetiva. Incluso, la famosa parrilla de "nariz de tigre" se ve un tanto diluida al esconder todos sus rasgos principales en esta máscara frontal, con los focos desdoblados y entradas de aire inferiores de gran tamaño.

Como carnada ante los clientes sedientos de SUVs, por supuesto que Carens contempla pasos de rueda plásticos, barras en el techo (falsas, mal ahí), llantas bicolor (de 16") y techo flotante.

Kia Carens 2023: interior y equipamiento

El interior presenta una correcta calidad percibida (la primera impresión) con muchas texturas en los plásticos (que disfrazan su dureza, son buenos polímeros, en todo caso) y un diseño horizontal envolvente sin superficies en voladizo. También hay una mezcla de colores con tapiz negro, pero con más predominancia del color blanco en zonas de las puertas o la parte baja del tablero. Creo que el estilo general del interior es moderno e interesante para lo que acostumbramos a ver en este tipo de autos. Además, está todo muy ordenado y al alcance de la mano.

La posición de conducción es alta, muy en linea con este nuevo formato de Carens. Sumado a sus amplias superficies vidriadas, es más luminoso, pero lo más importante, brinda seguridad al poder supervisar todo el perímetro del auto con comodidad. Los asientos los encontré algo pequeños y el volante con regulación en dos ejes, solo está disponible desde las versiones EX (solo altura en LX), para que lo tengas en cuenta.

Los compartimientos portaobjetos incluyen, un interesante apoyabrazos central multifunción y muchos espacios para botellas en las puertas. Todas las versiones cuentan con posavasos frontales climatizados. Por delante de la palanca de cambios, hay una bandeja con cargador inalámbrico opcional para nuestros teléfonos.

Ojo, que oculto en el diseño del tablero (sobre los aireadores laterales) encontramos, del lado del conductor, una bandeja tipo "tarjetero" y un posavasos, del lado del copiloto. En las plazas de atrás, encontramos salidas de aire en el techo, un regulador para la intensidad del aire acondicionado, dos puertos USB y, según versión, dos bandejas plegables (3,5 kilos de resistencia). Las plazas del fondo tienen sus propios puertos USB, posavasos y compartimientos portaobjetos: excelente.

El equipamiento me parece que está bien, en temas de confort, pero considerando que Carens ha subido mucho de precio, hay cosas que me hubiese gustado ver en la versión intermedia o la full, como techo panorámico o asientos delanteros eléctricos. De serie todas equipan tapiz mixto, alzavidrios y espejos eléctricos, volante con comandos de audio y encendido automático de luces, más lo ya mencionado.

La versión EX agrega luces LED traseras, volante multifunción regulable en dos ejes, control crucero y las llantas de 16".

Esta, que es la versión full, llega con iluminación Full LED, volante de cuero, climatizador electrónico, Smart Key con botón de encendido, un sistema multimedia con pantalla más grande, neblineros "Ice Cube", entre lo principal.

Las pantallas

La primera pantalla corresponde al cuadro de instrumentos, la cual es digital, pero "tipo Casio" como le digo yo. Esto significa que tenemos un velocímetro y un tacómetro con números LCD, un fondo con gráficas luminosas que generan un efecto de profundidad cuando aceleramos e indicadores luminosos para el combustible o la temperatura. La parte digital "moderna" está en el computador a bordo central (pantalla de 4,2"), el cual es bastante completo y simple de operar como en cualquier Kia o Hyundai.

La segunda pantalla es la del sistema multimedia. Los modelos LX y EX cuentan con una pantalla de 8" con una interfaz más antigua, pero con soporte inalámbrico para Apple CarPlay y Android Auto, así como los seis puertos USB ya descritos con anterioridad, cámara de retroceso con sensores y Bluetooth.

La versión EX Full cuenta con la pantalla de 10,25", la cual incorpora la nueva interfaz de Kia, la misma que conocemos de autos como el EV6 o el Sportage, con las mismas funcionalidades de las versiones inferiores, pero con un curioso programa generador de "ruidos de la naturaleza" con efectos como las olas del mar o grillos, ideal para desestresarse o para tratar de hacer dormir a los niños en viajes largos. También cuenta con un "modo silencio" el cual apaga todos los parlantes traseros, también pensado en los que duermen durante viajes largos en los asientos de atrás.

Seguridad

El equipamiento es completo para todas las versiones. La lista incluye:

  • Seis airbags
  • Frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, EBD y asistente BAS
  • Alarma e inmovilizador de fábrica
  • ISOFIX
  • Control de estabilidad con programa dinámico (ESC+VSM)
  • Asistente de partida en pendiente
  • Sensor de proximidad delantero (EX Full)
  • Cinturones de seguridad delanteros con altura regulable (EX Full)

Sin embargo, hay una enorme mancha negra, que es algo grave y extraño en el Carens. Es inexplicable que la plaza central en la segunda fila solo tenga un cinturón de dos puntas. Aun cuando este ítem pueda estar asociado a otros paquetes de configuración, es inconcebible que, en el 2023, esto dependa de otros ítems en la producción del auto y no tenga la misma relevancia que el resto de los otros dispositivos de seguridad. Por eso es que al inicio de esta prueba les decía: es un auto para siete pasajeros, pero en realidad es para seis.

Por el precio, también se echan de menos asistencias a la conducción. Una alerta de colisión o un monitor de punto ciego estarían muy bien como para partir. Muchos otros modelos en este rango de precios (chinos, sobre todo) ya equipan paquetes completos de asistencia, incluyendo manejo semiautónomo de nivel 2.

Kia Carens 2023: manejo y motor

Aunque la versión "desde" es motivada por un motor 1.5 de 113 Hp y 144 Nm con caja manual de seis velocidades, la recomendación es comenzar a mirar desde la versión EX, puesto que lleva un motor 1.4 Turbo con inyección directa y caja automática DCT de siete velocidades. Entrega 138 Hp y 242 Nm de torque, además de contar con tres modos de manejo en la versión EX Full. Según el 3CV, este motor homologa entre 12,7 km/l y 17,3 km/l, cifras en ciclo urbano y extraurbano, respectivamente; es más económico que el 1.5 aspirado, porque se esfuerza menos para mover el auto.

El motor 1.4 Turbo es lógicamente la mejor opción para mover un auto de este tamaño y más si consideramos pasajeros o carga. Se lleva muy bien con la caja DCT que, sin ser de las más rápidas, cumple su cometido, es obediente y permite sacar lo mejor de este propulsor. No tiene problemas para acomodarse o bajar un cambio cuando lo requiere, no titubea y cualquier cosa, siempre puedes usar algunos de los modos de manejo para poder darle algo de personalidad a la conducción.

En ciudad, cuesta mantener esos 12,7 km/l, en especial con un motor tan despierto: es más real hablar de 10 a 12 km/l. En carretera, es más fácil administrar el consumo y acercarse a los 17-18 km/l, circulando a bajas revoluciones, usando el modo Eco y confiando en el trabajo de la caja automática. No diría que son malos consumos, considerando su potencia y que muchos rivales, con motores 1.5 Turbo y potencias similares se disparan en ese tema.

Una de las cosas celebrables de esta Carens es que el chasis está bien trabajado. Uno podría creer que, por su tamaño y fabricación, podría sentirse endeble o inestable, cuando la verdad es que tiene el aplomo de un buen SUV. Se asienta bien en las rutas y entrega una sensación de seguridad importante a la hora de maniobrar, con una dirección de asistencia eléctrica y percepción sintética, pero con buen "peso" en carretera. Ojo sí, que la dirección es mucho más aguda en curvas abiertas; hay que volantear más en curvas más cerradas.

La suspensión es relativamente cómoda y equilibrada, con buen recorrido de amortiguadores para absorber imperfecciones en caminos malos, pero no es para nada una jalea. El confort también es dado por los neumáticos, que no son de un despeje tan deportivo como los que encontramos en otros SUVs más pretenciosos. Ahora, no es el esquema más refinado de todos (especialmente con una barra de torsión atrás) y algunos impactos se van a transmitir a la cabina (los más secos) pero son los menos.

El modelo EX Full cuenta con un sistema ESP dinámico, lo que lo hace participar con mayor naturalidad en algunas maniobras, mejorando la sensación de control.

Kia Carens 2023: conclusiones

Carens se ofrece en tres versiones, con precios actualizados, que van desde los $20.090.000 hasta los $24.090.000, $600.000 más que cuando debutó en julio del 2022.Con respecto a sus rivales, es un auto más caro y en esa oferta de valor, lógicamente algunos rivales de origen chino salen ganando, ya que además de contar con una silueta SUV mucho más deseable, cuentan con más equipamiento de confort y seguridad.

Es muy lamentable el tema del cinturón central y con los precios de los auto tan altos, el valor de lo racional se "diluye" en pos de opciones que quizás entreguen más valor agregado; por 24 millones de pesos en la versión EX Full uno espera una propuesta más lujosa o vanguardista.

Sin embargo, con Carens no te vas a quejar de ninguno de esos "detallitos" que siempre le criticamos a los autos de origen chino: no hay cajas de cambio problemáticas, no hay defectos de conectividad, tiene una propuesta coherente en cuanto a diseño, un buen chasis y lo mejor es que se trata de un modelo de concepción racional, amplio y funcional para la familia, sea por cómo se pliegan los asientos, por el espacio de la tercera fila, las funciones del sistema multimedia, los posavasos, las bandejas, la climatización, los puertos USB disponibles e incluso, temas como la relación potencia/consumo en el motor. En ese sentido, Carens es una carta segura e ideal para quienes tampoco quieren andar en un auto tan voluminoso.