• 23 FEB DE 2024

¿Qué hago como padre o madre en días de lluvia para que mi hijo/a no esté "pegado a las pantallas"?

niños |

Acá te entregamos los mejores consejos para una infancia lejos de las pantallas.

Como ya hemos abordado en otras columnas, existen contextos que posibilitan que no podamos ejercer el acompañamiento de nuestro/as hijo/as con las pantallas, por ejemplo: tener muchos hijo/as, vivir en situación de hacinamiento, no contar con el apoyo del otro progenitor en esta tarea, entre otras circunstancias (Yalcin, et al. 2021) ... todas las cuales hacen que esta labor resulte un desafío total! La lluvia fuerte también es una de dichas complejidades, dado que impide podamos realizar actividades al aire libre por mucho tiempo y/o obliga a suspender deportes en los establecimientos educativos en los que nuestro/as hijo/as participan. De esta forma, van unos pequeños consejos, considerando el rango etario de sus niño/as, si está en estas circunstancias.

bebe_celular.jpg_1902800913,
¿Cómo convenzo a mi pareja que "no es una gracia" que mi bebé sólo se calme mirando un celular?

 


Síguenos en: Google News


  1. Si tiene un niño menos a 2 años, por favor, no le de acceso a ninguna plataforma tecnológica. Ya hemos comentado todos los efectos adversos de esto, en un cerebro en plástico, en formación. Fomente la lectura, que pruebe diferentes sabores, que observe cómo la lluvia cae, las distintas luminosidades, que conozca otras personas... juegue con su hijo/a.
  2. Si tiene un niño o niña entre 2 a 9 años, siga fomentando la lectura. En la medida que vaya creciendo, puede ir mostrando y permitiendo más uso de pantallas, no más de dos horas de acuerdo a la OMS (2022) y si está lloviendo, aproveche de JUGAR: existen múltiples juegos de mesa, variados y al alcance de todos los tipos de bolsillo e incluso inventados son gratis. No olvide jugar sin estar mirando su celular y “estar presente” en dicho juego, haciendo comentarios, preguntas, etc. Juegue algo que a usted le guste jugar, o su cara de “aburrido/a” se notará. Son oportunidades maravillosas de generar vínculos más estrechos, conociendo los gustos de sus hijo/as, sus amigo/as, lo que le ocurrió en el día, etc. También cocinar también puede ser una oportunidad óptima para aprovechar días de lluvia, y sí, también ver una película en conjunto, ojalá como familia, independiente cuál sea la configuración (monoparental, ensamblada, biparental, etc.), son excelentes oportunidades de compartir y comunicarse.
  3. Si tiene un pre o ya adolescente, entre 9 y 15 años, por supuesto, cada vez va a ser más complejo realizar actividades en conjunto. Por supuesto, si las ha desarrollado en la temprana infancia, será más sencillo, ya que es seguir “la misma regla”. Entonces haga actividades con ello/as, que les gusten, desde jugar juegos de mesa para estas edades, invitar a sus amigo/as y cocinar en conjunto, organizar pijamadas con sus ésto/as con actividades que no sean “todas en línea”, etc.
  4. Si ya su hijo tiene de 15 a 18 años, puede ser un ideal compañero para hacer cosas que les gusten en casa, de acuerdo a su identidad de género y sus preferencias. Le va a seguir resultando complejo “sacarlo de su celular”, ya que es probable que ya tenga, pero no olvide que usted sigue siendo el adulto y él/ella es el hijo/a. No sea papá o mamá amigo/a, ya que esto va complejizar más aún el poner reglas de uso de pantallas. De esta forma, la autoridad no es sinónimo de autoritarismo, puede ser una figura de guía y autoridad, desde una comunicación fluida y cálida siempre, en cualquier etapa de la vida de su hijo/a.

 

¡Por una infancia y adolescencia más saludable!

 

María José Torres

Periodista multiplataforma, enfocada en apoyar y darle una ventana a los emprendedores nacionales a través de La Hora de Emprender.
Ver todas sus publicaciones