• 23 FEB DE 2024

¿Cómo convenzo a mi pareja que "no es una gracia" que mi bebé sólo se calme mirando un celular?

bebe_celular.jpg_1902800913 |

Lamentablemente muchos padres, padres o cuidadores principales hoy usan el celular como “chupete digital” para calmar a su hijo/as o niño/as a cargo, alguno/as, por una parte, por los desconocimientos que éste produce sin acompañamiento adulto en la temprana infancia, otro/as porque no tienen tiempo entre el trabajo fuera de casa y las labores de crianza, y otro/as lamentablemente porque es “más fácil”. El conectar a un bebé a una pantalla, dada toda la estimulación que produce a nivel cerebral, inmediatamente desviará la atención de éste y dejará de llorar. Pero tristemente, este método, que es mucho más sencillo que la manera en que nos calmaban nuestros padres, madres o cuidadores principales [con canciones, meciéndonos, a veces hasta llorando al lado nuestro, porque no sabían qué hacer, entre otras formas]; desconoce que esto sólo generará enormes problemas a largo y corto plazo.

A corto plazo, por una parte, se acostumbrará a esta manera de “calmarlo” y esto luego será un infinito problema para ustedes, los adultos. Por otra parte, tampoco les permitirá a ustedes desarrollar competencias parentales, específicamente las que dicen relación con las reflexivas (o sea, mirar nuestra propia habilidades parentales para ayudar a nuestros hijo/as a pensar, reflexionar, tolerar la frustración, entre otras) y las formativas/cognitivas, ya que está documentado el daño en la función ejecutiva, que “dicho en sencillo”, da cuenta, entre otras cosas, de la capacidad de auto regulación, control de la conducta, la capacidad de organización, memoria de trabajo, entre otras habilidades cognitivas y emocionales (Kostyrka-Allchorne et al., 2017).

A largo plazo, ya está investigado el daño que produce el uso indiscriminado de pantallas en niños y niñas, sin supervisión adulta, que van desde problemas a la vista, rendimiento académico, retraso en el lenguaje, dificultades de autoestima, de empatía (Rodríguez y Estrada, 2021), hasta lo ya descrito del daño en la función ejecutiva, con todo lo que ésta implica, desarrollado en el párrafo anterior.


Síguenos en: Google News


Con estos antecedentes, es mejor que a su bebé se le “enchuequen los dientes a que se le deforme su cabeza y su corazón”. Por tanto, NO use el celular para calmarlo. Los dientes pueden arreglarse con frenillos, los daños a nivel cerebral y emocional, son mucho más complejos de abordar y a veces incluso sólo tienen soluciones parciales.

Por otra parte, si realmente siente usted que no puede calmarlo o se siente muy nerviosa/o con el llanto, pida ayuda, primero a las redes naturales (madres, padres, abuelo/as, amigo/as, etc.) y si esto no le otorga lo que necesita, a profesionales de salud mental. Tampoco olvide que no es aconsejable criar sola/o y busque siempre redes de apoyo verdaderas, con las cuales pueda hablar temas profundos, reír y llorar.

De esta forma, si su pareja usa el celular para calmar a su hijo/a, comparta con él o ella esta información y además socialícela con todos los adultos que cuidan a su bebé. Sienta que, al hacerlo, está ayudando al desarrollo de su bebé de manera saludable y que vale la pena dar cuenta de esta discrepancia, aunque conlleve una tensa conversación.

¡Por una Infancia saludable!

Mariana Miranda Peñaloza

Periodista multiplataforma, especializada en la cobertura de cultura y espectáculo, nacional e internacional. Editora La Hora Mujeres.@marimiranda_p
Ver todas sus publicaciones