Secciones La Hora

cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entretención

31 de octubre de 2022

José Miguel Viñuela homenajeo a su mamá en «Todo por ti»

El comunicador tuvo una íntima conversación con Cecilia Bolocco, donde habló sobre su relación con su mamá.

Por
José Miguel Viñuela (Cedida)
Compartir

Este domingo se emitió el segundo capítulo del nuevo programa prime de Canal 13, “Todo por ti, con Cecilia Bolocco”, en el que famosos homenajean a sus madres o personas clave a lo largo de su vida. El episodio de hoy tuvo como invitados a José Miguel Viñuela y su madre, Paulina Infante.

En el capítulo Cecilia llegando a la casa de José Miguel, donde fue recibido cariñosamente por Janette Vilches, “Nené”, su nana desde hace siete años, con la que el ex animador de “Mekano” tiene un exitoso programa en Instagram, “Desde la cocina con la Nené”. Mientras tanto, José Miguel se encontraba en la feria comprando verduras para la preparación con la que hoy iba a celebrar a su madre en el programa.

Tras la llegada de Viñuela, el ex Mega dio sus motivos para participar en “Todo por ti”: “Mi mamá se sacrificó mucho por nosotros, y yo siempre he sentido la necesidad de devolverle lo que ella hizo. Siento que hoy se va a generar un espacio que nunca he generado con mi mamá, un espacio de muchas emociones. Vamos a cruzar momentos en el que se va a emocionar mucho. Mi mamá es una resiliente”.

Al recorrer la casa del anfitrión, Cecilia conoció a los cuatro hijos del animador, Elisa, Clara, Tomás y Diego, de entre 1 y 7 años. “Soy un mamón, duermo con los cuatro adentro de la pieza. Yo no sé para qué nos cambiamos a una casa si podría haber sido un departamento estudio”, reveló.

«Todo por ti, con Cecilia Bolocco»: Así será el nuevo programa de la ex Miss Mundo

La infancia de Viñuela

Para iniciar la conversación, Cecilia le preguntó a Viñuela sobre su infancia, a lo que él relató que creció en una gran casa de campo en La Reina, subiéndose a los árboles con sus tres hermanos. Su mamá venía de una familia de 10 hermanos, muy unidos todos, entonces trató de traspasar eso en sus hijos. “Siempre fue muy protectora, muy apapachadora de sus hijos. Las fotos siempre fueron aclanadas, los cuatro en fila, a lo Von Trapp”, explicó.

José Miguel admitió ser el más desordenado de los cuatro hermanos. “Yo era el tercero, y siempre era el menos pescado, porque la atención se concentra en el grande o en el más chico, entonces siempre estaba pintando el mono”, indicó.

Todo cambió con la separación de sus padres, cuando José Miguel tenía 5 años. Junto con mudarse de esa casa, su madre tuvo que salir a trabajar, y empezaron los problemas económicos. José Miguel recordó una ocasión en que ella les dio de almuerzo una prieta desmenuzada, diciéndoles que era “carne alemana”. “Desde ese día le agarré el gusto a la prieta, la como en los asados”, dijo.

Según contó, en su época escolar él veía a su mamá sólo cuando lo iba a dejar al colegio y después a las 8 de la tarde, cuando ella volvía de trabajar. “Yo no tengo recuerdos de chico de haber estado con mi mamá cocinando a las 2 de la tarde. Yo crecí llegando del colegio en micro y esperando a que llegara mi mamá”, dijo.

Hasta sexto básico, José Miguel estudió en un colegio británico donde dice haberlo pasado mal por no estar a la altura de lo que se esperaba económicamente. “Era un colegio muy materialista que privilegiaba a las personas que eran rugbistas”, dijo, y recordó cuando a los 9 años cuando fue humillado frente a todo el colegio porque su mamá no pudo comprarle el equipo de gimnasia del año que les exigían.

Finalmente lo cambiaron al colegio San Ignacio, donde vio otras realidades. “Me cambió la vida. Tenía compañeros cuyos papás eran sastres, otros cuyos papás eran cirujanos plásticos, y empecé a encontrarme con otras realidades y a entender lo que era la vida. No había viaje de estudios a otros países, había trabajo. Viví por una semana en la Población San Gregorio, trabajé como obrero en una fábrica, me levantaba a las 5 de la mañana como todo el mundo en esa población y me pagaron 3500 pesos esa semana. Ahí aprendí lo que era la vida”, reveló.

"Todo por ti" - Canal 13

«Todo por ti» – Canal 13

La relación con su madre

Revisando un álbum familiar junto a Cecilia, José Miguel indicó una foto donde sale con su mamá en moto, y reveló que ella no le tiene miedo al peligro. “Mi mamá es loca, le encanta andar en moto. Se quiere tirar en paracaídas, y, como tiene un marcapasos, no la dejan”, contó.

A propósito de la salud de su mamá, Viñuela recordó el cáncer de mamas que la aquejó en 2006. “Fue un puñal en la guata. Yo quedé helado (…) Nunca me voy a olvidar que esa noche llegué a mi casa a dormir y me puse a llorar a las 9 de la noche. Lloré toda la noche, lloraba, dormía y me despertaba llorando”, recordó.

Según dijo, con su madre tuvieron una conversación muy potente cuando ella empezó su tratamiento. “Yo le dije: ‘Mamá, no te puedes morir, tienes que conocer a mis hijos’. Eso fue heavy, pensé que quizás no los iba a conocer. Fue un año de quimio, de radio, de verla peladita, hinchada. Ella siempre le vio el lado positivo”, señaló, emocionado, José Miguel.

Según reveló, la enfermedad de su madre le cambió la vida a él también, pues lo hizo “sentar cabeza”. “Trabajaba en Mega, me estaba yendo increíble, me pagaban buenas lucas, quería ser el eterno soltero y pasarlo bien. Pero dije ‘No’. La vida es o no es. Entendí que el amor no es hacia uno mismo sino hacia los demás, trascender a través de la familia. La vida no tiene sentido si no es a través de la familia. Ese pilar me ha sostenido en los buenos y malos momentos que he vivido”, confesó.

“Después de todo lo que ella vivió, y de todo lo que me tocó ver en la tele con la gente en las listas de espera o las colas, te juro que sueño con un país donde la gente se pueda tratar el cáncer y tener expectativas de vida”, agregó.

En cada capítulo de “Todo por ti”, el invitado prepara con Bolocco una comida especial para la cena que tendrá con su progenitora y, en esta ocasión, Cecilia y José Miguel –asistidos por Nené– empezaron a elaborar el plato con el que él la agasajará, y se trata de una preparación que él ha comido con su madre desde siempre para la Navidad: carne con arroz, choclo y tomate. Para ello, además, decorará su mesa con motivo navideño.

La llegada de su madre

José Miguel le mostró a Cecilia una carpeta que su mamá hizo para guardar todos los recortes de la carrera de su hijo, incluyendo su credencial de prensa de Viña 97 y las notas que anunciaban el estreno de “Mekano”. “No me baja nostalgia, digo ‘Era otro yo’. Me río y todo, pero internamente estoy muy lejos de esto”, dijo Viñuela viendo las fotos de su pasado televisivo.

En eso estaban cuando llegó Paulina, “Pola”, la mamá de José Miguel. Ya sentados en la mesa, su hijo le presentó el plato que prepararon para ella. “Primera vez que yo no lo hago y me lo hacen a mí”, dijo la mujer, emocionada: “Yo llevo 56 años haciéndolo. Encuentro que es un acto de amor increíble, se pasaron”.

La madre de José Miguel recordó cómo fue la llegada al mundo del futuro animador. “Nació con los ojos abiertos mirando para todos lados y chupándose la mano, no el dedo. Yo dije ‘Se va a llamar José Miguel como mi papá’, porque mi papá me acompañó a tenerlo”, contó.

Consultada por la infancia de José Miguel, “Pola” recordó que “fue bien regalón, muy metido, animador desde que nació. Hablaba muy bien, tiene un tono de voz que se escucha hasta Punta Arenas. Pero es muy tierno, súper cariñoso, súper de piel. Siendo que me sacó canas verdes, es el más cercano de mis hijos”.

Un par de años después de la separación de sus padres, José Miguel, histriónico desde siempre, entra al Clan Infantil de “Sábados Gigantes”. “Yo en llamas. Imagínate lo que era llegar a Canal 13”, recordó Viñuela sobre esa época, en que su mamá tenía que acompañarlo todos los sábados al programa, además de trabajar de lunes a viernes y hacerlo todo en la casa.

Consultada acerca de su cáncer, Paulina contó que fue todo muy sorpresivo. “No me lo esperaba, fui al doctor por una cosa nada que ver, me encontraron un bultito. Me hicieron una biopsia, y mientras esperaba los resultados escuché una señora que reclamaba que llevaba tanto rato esperando, y la enfermera le dijo que a una señora se le hizo una biopsia y es cáncer. Así me enteré”, relató.

Según narró Paulina, cuando llegó José Miguel y reunieron a la familia, ella les dijo: “Quédense tranquilos, yo estoy tranquila. Si el matrimonio no me mató, esto no me va a matar. Si me muero, me voy a evitar la vejez, que es cruel, y si no me muero, voy a seguir viviendo, así que relájense”. Lamentablemente, tras operarse el tumor, el resultado fue poco satisfactorio. “El doctor dijo ‘Todo salió mal. Un 10% de posibilidades de que viva y un 90% de que no viva’”, recordó.

“Ella me dijo: ‘Si me muero voy a estar tranquila, van a estar mis papás esperándome, tengo mucha fe, voy a cerrar los ojos y los voy a abrir en otro lado’. Es lo que más me impactó, no tenía nada de susto. Qué ganas de tener un pedacito de la fe que tiene ella, yo piensa en la muerte y me aterrorizo”, señaló José Miguel.

Los malos momentos de Viñuela

A continuación, Cecilia le preguntó a Paulina cuál es el momento en que peor ha visto a José Miguel, y ella de inmediato contestó “lo peor fue el corte de pelo”, en referencia al incidente donde el animador le cortó el pelo sin consentimiento a un camarógrafo en pantalla, lo que le costó la salida del matinal “Mucho gusto” y luego de Mega. “Lo vi tan destruido, porque José Miguel es una persona maravillosa, y ver como mamá las brutalidades que escribían de él, que lo acusaron como abusador, como abuso de poder, pisando a la gente, encontré que no lo merecía”, opinó la madre.

“Para mí también”, replicó José Miguel, comparando ese incidente con la millonaria estafa de la que fue objeto en 2016 por parte de Alberto Chang. “Lo de Chang fue plata, una traición tremenda, pero la plata va y viene. Esto otro fue más duro. Existe una satanización de imagen, donde la gente está buscando quién se puede caer, y me tocó caerme a mí. Puedo tener muchos defectos, pero no tengo ningún poder de nada, y para mí fue súper duro lo que pasó, porque me costó la salida de Mega, el canal que adoraba, donde pensaba que iba a terminar mi carrera”, dijo.

En torno a su responsabilidad en lo ocurrido, Viñuela reconoció ser el único culpable de todo. “Yo mismo trunqué mi carrera televisiva, me hago responsable de eso. Me hago tan responsable que al día siguiente me paré a pedir perdón solo en pantalla. Me di cuenta en el minuto que me había equivocado. Hoy soy menos impulsivo”, explicó.

Para cerrar “Todo por ti”, y como rito del programa, el invitado le lee una carta a su madre, en donde le dice lo que siente y significa en su vida. Es así como parte de este escrito de José Miguel a Paulina fue el siguiente: “Mamita, es difícil expresar todo el amor y la admiración que siento por ti en esta carta. Necesitaría una vida entera para poder hacerlo. Fuiste, eres y serás siempre mi gran referente. Si bien cuando chico fui bien rebelde, y me costaba entender y aceptar varias cosas, hoy siendo papá las entiendo más que nunca. Estuviste ahí para todo: doctores, dentistas, actos del colegio, etc. Y nunca te quejaste, porque eras feliz, tu familia te hacía feliz. Te levantabas y acostabas por nosotros, y así fue durante muchos años, pero lo lograste. Tienes cuatro hijos profesionales que te adoran (…) Resumo mi felicidad contemplando la tuya, verte descansar y gozar, y pidiéndole a Dios poder gozarte por muchos años más. Te quiero mucho y eres la mejor mamá que me pudo tocar”.

Notas relacionadas

Deja tu comentario

Lo más reciente

Más noticias de Entretención