Secciones La Hora

cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

30 de mayo de 2022

Crisis de liderazgo y el rol del coaching profesional

Por Nicolás Morales, cofundador de Yourney.io
Compartir

Crisis de liderazgo es un concepto que venimos escuchando frecuentemente y que afecta tanto a organizaciones gubernamentales como empresas privadas. Apunta a que la persona que está a cargo no puede mantener la cohesión dentro de sus equipos, no se cumple con las funciones requeridas y los colaboradores tienen poca claridad acerca de qué es lo que deben hacer para entregar resultados óptimos a los clientes, consumidores, stakeholders oa la sociedad, según sea el caso.

El problema es más común de lo que se piensa, y tiene mucha relación con el contexto en que vivimos. Hoy somos parte de un mundo líquido de constante cambio, volátil y ambiguo. Si pensamos en los últimos tres años, la única seguridad que hemos visto en medio del estallido social, la pandemia y la guerra en Europa es que todo está cambiando, y eso es algo que va evolucionar cada vez más rápido.

Por eso, cualquier persona que sea un líder o esté próximo a asumir un rol de liderazgo debe tener claro que la receta clásica ya no funciona, que los pasos 1-2-3-4-5 en orden consecutivo no necesariamente van a entregar los resultados esperados. Muchos ejecutivos que fueron buenos para dirigir organizaciones en el pasado, no comprenden que éstas ya no son las mismas de antes y es fundamental transformarse junto a ellas para encarar los nuevos desafíos con éxito.

Ante este escenario, el coaching está surgiendo como una de las herramientas más efectivas. Compañías de todo el mundo están haciéndose parte de esta tendencia y por eso, la industria del coaching profesional es actualmente la segunda de mayor crecimiento en el mundo, con un tamaño de mercado que alcanza los US $20 billones. En Latinoamérica aumentó un 107% entre 2015 y 2019, siendo uno de los sectores líderes en cuanto a expansión.

El coaching puede ser de gran ayuda para sacar la mejor versión de las personas en el ámbito laboral y entender que lo que se necesita ahora es desarrollar habilidades transversales. El líder 2.0 ya no es la persona que dirige encerrado en su oficina y tiene siempre todas las respuestas, sino alguien que se relaciona con los demás y sabe lo que debe hacer para potenciar a su equipo de trabajo, porque está al tanto de sus fortalezas y debilidades. Esto va muy de la mano con el cambio de las prioridades de las personas con las que interactúa una empresa: Trabajadores, proveedores y consumidores ya no definen como receta del éxito únicamente el sueldo o las utilidades y están sumando otras variables a la ecuación, entre ellas la trascendencia, el impacto y la colaboración que existen dentro de las actividades que realizan.

La respuesta para resolver la crisis de liderazgo que experimentamos hoy no está en mantener las cosas igual que como siempre lo han sido, sino en crear las condiciones para fluir junto a los nuevos requerimientos. Ese proceso de evolución pide una renovación de las habilidades y herramientas, y aquí el coaching profesional puede ser para los líderes un gran aporte en el encuentro y conexión con lo que necesitan trabajar internamente  para llevar su desarrollo profesional al siguiente nivel. 
 

Notas relacionadas

Deja tu comentario

Lo más reciente

Más noticias de Opinión