• 19 JUN DE 2024

Tribunal de Australia Occidental autoriza a mujer de 62 años de edad a extraer el esperma de su difunto esposo para tener un hijo

|

En Australia se vivió este particular suceso, en donde se autorizó la extracción del esperma de una persona fallecida.

Una particular situación se vivió en Australia, ya que una mujer no identificada, solicitó extraer y almacenar el esperma de su difunto marido de 61 años de edad, porque no alcanzaron a concretar sus planes de concebir un nuevo bebé, luego del fallecimiento de sus dos hijos de 29 y 35 años.

Lo más loco de esta extraña petición, fue que esta solicitud fue autorizada por el Tribunal Supremo del estado de Australia Occidental, luego de que se le denegara esta petición a la mujer, en el hospital de la ciudad de Perth.

Otro de los argumentos que expuso esta mujer, fue que una prima se ofreció a ser vientre subrogado, pero según las leyes de Filipinas, de donde es originaria esta familiar, no permiten realizar este trámite sin que el hombre en cuestión viva por un determinado tiempo en ese país.


Síguenos en: Google News


Aeropuerto
Dramático choque de dos aviones en aeropuerto de Japón: así lo vivieron los pasajeros

Minutos de terror vivieron las más de 300 personas que se encontraban al interior de las aeronaves colisionadas en Haneda. Ya se informó de cinco fallecidos.

¿Cuál fue el fallo del tribunal?

La Jueza asignada para este caso, fue Fiona Seaward, quien juzgó duramente al hospital que no accedió a la voluntad de la demandante, en el momento traumático que estaba pasando y destacó que “los espermatozoides y los tejidos asociados extraídos y conservados no deberán ser utilizados para ningún fin sin una orden de este Tribunal“.

Además añadió, “Como dejé claro durante la vista, estas órdenes se limitan a permitir la extracción de los espermatozoides y no constituyen una autorización para que los espermatozoides sean utilizados por la solicitante, y no consideran en modo alguno si la solicitante puede o podría cumplir algún criterio legal al respecto”.

Esta historia tuvo el final que la mujer quiso, sin embargo su trámite no será instantáneo porque tiene que solicitar que su caso pase a otra jurisdicción australiana, porque en el occidente del país, no está permitido este tipo de fertilización. 

Max Castro

Periodista dedicado a la cobertura de espectáculos, deportes y crónica.
Ver todas sus publicaciones