Espectáculos

"Mandé a todos a la mi...": Jordi Castell se sinceró en su live de Instagram

El fotógrafo decidió alejarse de las personas tóxicas que no le hacían bien, y dejó evidenciado que al menos una pertenecía a su familia.

Jordi Castell decidió cortar su relación con las personas tóxicas.
Jordi Castell decidió cortar su relación con las personas tóxicas.

Jordi Castell aprovechó la vitrina que tiene en su cuenta de Instagram, para realizar un live donde abrió su corazón frente a lo que le ha tocado pasar en el último tiempo.

“Voy a hacer un par de confesiones”, comenzó diciendo en su en vivo el fotógrafo en su reflexión donde declaró lo que le ha pasado el último tiempo junto a su círculo cercano. 

El ex panelista de “Primer Plano” aseguró que decidió, “evitar a las personas que sentía que me tiraban para abajo”, pues estas le entregaban solo malas energías, y que no lo habrían apoyado en estos últimos tres años, donde ha sufrido por la muerte de su abuela y la separación de su pareja, Juan Pablo Montt.

“Parte de esa decisiones tenían que ver con salvarme de un tipo de vida que no me gustaba, y que era estar escuchando gente que habla de cosas negativas, pesimistas, fatalismo”, y prosiguió declarando. “Y que conectan las cosas que se muestran en TV abierta, con las cosas exageradas con las que no conecto ni comparto”, expresó.

Aunque en ningún momento contó quien era el o las personas de su círculo de hierro que le había fallado, dejó entrever que era alguien más bien ligado a su familia.

Más tranquilo

Tras estas declaraciones, Jordi Castell hablo de como le ha resultado todo esto. “Decidí renunciar a ciertas personas y los mandé a todos a la mierda, porque sentí que era la única herramienta para vivir la vida que quiero” expresó.

Tras esto contó que, “curiosamente, en tiempo récord, lo logré porque me di cuenta que mis amigos cercanos piensan igual que yo y que la gente que quiero y que admiro también”.

Castell además reveló que la tranquilidad mental, le trajo beneficios a su salud también. “No me enfermo, estoy como tuna; si me duele la cabeza tomo agua; si me duele el brazo, voy al gimnasio o me voy a dar un paseo con mi perra”, por lo tanto “no voy a dejar entrar a gente que me ensucie las orejas con huevadas fatales”, puntualizó.

Más Noticias

Más Noticias