Espectáculos

"Están infladísimas, tergiversadas y amplificadas por lo mediático": Benjamín Vicuña se sinceró sobre sus rupturas con Pampita y China Suárez

El actor Benjamín Vicuña aseguró que cada una de sus separaciones han sido tergiversadas por la prensa, también contó cómo vivió el proceso de la separación de sus padres.

La confesión de Vicuña tuvo espacio en la sección “Punto de encuentro”.
La confesión de Vicuña tuvo espacio en la sección “Punto de encuentro”.

El actor chileno Benjamín Vicuña se sinceró sobre su separación con “Pampita”  y  “China Suárez", en un nuevo capítulo de Podemos Hablar,  espacio de conversación que transmite Telefe en Argentina. 

La confesión de Vicuña tuvo espacio en la sección “Punto de encuentro”, luego que el animador pidiera que pasen al frente “los que piensan que se puede tener una buena relación con su ex”.

Fue en esa circunstancia que el actor chileno admitió que “separarse es una cagada gigante, pero también hay que poner en perspectiva las cosas, obviamente hay un ideal, pero tampoco quiero bajar línea porque hay muchas historias”.

Además, el actor dijo empatizar con “el tipo que está re caliente y no quiere ver a su mujer (...) He visto casos realmente horrorosos, de gente que se me acerca y me cuenta algún caso de violencia, o sea que aprendí que hay muchas historias”.

“La verdad es que (mis rupturas) están infladísimas, tergiversadas y amplificadas por lo mediático, pero dentro de todo no dejan de ser separaciones desde el amor (...) dos personas asumieron un fracaso, aunque eso suene a mala palabra”, añadió.

Visión de la separación 

Luego, Benjamín explicó que “hay gente que me dice que tiene una perimetral, entonces cada uno está con su mambo y yo no le voy a decir a nadie cómo se hacen las cosas. A mí me pegó de esta manera, obviamente que el lugar común, así como la paz en el mundo, es tratar de llevarse bien con un ex, está claro". señaló.

"Yo viví una separación donde mis papás fueron muy radicales, ellos se separaron y yo no los vi juntos nunca más”, indicó.

“Esa imagen del papá que ni siquiera quería acercarse a su casa, o a la que fue su casa, te habla un poco de un resentimiento que como niño te das cuenta, que parece que se quieren matar. Creo que cada uno se tiene que ir acomodando, buscando una manera, porque al principio hay una cosa de tiempo, un dolor que necesitas también distancia, porque hay enojo y frustración”, finalizó.

Más Noticias

Más Noticias