Secciones La Hora

cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entretención

5 de diciembre de 2022

Martín Cárcamo recordó el momento más difícil de su vida: «Yo dije ‘aquí se acabó todo'»

El animador se confesó con Cecilia Bolocco, en medio del capítulo de este domingo de "Todo por ti".

Por
Martín Cárcamo (Captura)
Compartir

Este domingo en un nuevo capítulo del programa de Canal 13 “Todo por ti, con Cecilia Bolocco”, el invitado fue el animador Martín Cárcamo, quien homenajeó a su madre, Drina Papic.

“Yo creo que nunca a mi mamá le he hecho una suerte de homenaje o un reconocimiento como se merece”, dijo Martín. Según explicó el animador, su papá trabajó en Santiago varios años, entonces se volvió un niño muy apegado a su mamá. Tan así, que cada vez que ella tenía que salir, a él le daba amigdalitis.

Sobre eso, recordó que durante toda su infancia veía a su mamá haciendo clases de manualidades en el living para decenas de señoras. “No tengo recuerdos de ella sin la casa llena de gente. Llegaba del colegio y en vez de ir a hacer las tareas me instalaba con las señoras. Así aprendí a bordar y a pintar. Es una cultura donde el machismo estaba totalmente erradicado, era un matriarcado total” explicó Martín Cárcamo.

“Mi mamá es parte fundamental de todo en mi vida. Ha marcado el camino, me ha puesto los límites, influyó mucho en mi desarrollo desde niño. Tuve una educación muy femenina. De ahí mi gusto por la decoración, en vez de ser de esos niños que tenían revistas de fútbol en la casa, teníamos revistas de decoración en el baño”, agregó.

La niñez de Martín

Ya sentados para conversar, Martín Cárcamo contó a Cecilia que su niñez fue muy bella en Viña del Mar. “Yo vivía en un pasaje, que para un niño es lo mejor. Como la serie de ‘Los 80’, jugaba todo el día en la calle, y fue una infancia muy querida”, dijo, precisando que el deporte formó siempre parte de sus actividades.

Martín reveló que toda su infancia lo molestaron por su pelo rubio, comparándolo especialmente con Peter Rock. “Me parezco bastante más a Peter Rock que a mi papá. De hecho, un día nos encontramos con Peter Rock y mi mamá. Y Peter la abraza y le dice ‘Yo sé que alguna noche estuvimos juntos’”, confesó.

Un día, con sólo 5 años, Martín sorprendió a los transeúntes de Avenida Perú haciendo un show donde imitó a Rafaella Carrá. “Yo creo que ahí mis papás vieron que a mí me gustaba el escenario. Yo siempre me he sentido más cómodo arriba de un escenario que abajo, eso fue marcando un poco mi personalidad”, indicó.

Además, según relató Martin Cárcamo, desde niño asistió a talleres de lo que fuera: desde teatro, tenis y piano a pintura, siempre apoyado por su mamá. “Yo era un cabro muy inquieto, desesperantemente inquieto, hasta el día de hoy duermo muy poco, por eso yo creo que mi mamá me metió a tantas actividades para que me cansara”, dijo.

Precisamente por ser tan hiperactivo, un día saliendo de cuarto medio jugó rugby en la mañana, resultando con un golpe en el ojo, y luego jugó fútbol en la tarde, recibiendo un fuerte pelotazo. “Llegué a la casa, me acosté, y de repente veo una mancha, como una mosca que tengo acá. Voy al espejo, me tapo el ojo derecho, y no veo nada. Ahí me empecé a preocupar”, contó.

Martín Cárcamo y su nuevo emprendimiento: «Espero de corazón les guste»

La vida artística

Pronto se vio en una encrucijada en su vida, donde tuvo que escoger entre los estudios o los escenarios. “Terminé la carrera, postulé para animar ‘Extra Jóvenes’ y quedé. Y justo yo había postulado a un master en Inglaterra, y quedé becado”, contó. Sus padres le pusieron un plazo de un fin de semana para decidir, y el lunes siguiente Martín les dijo que escogía irse a Santiago para animar el programa de CHV.

“Mis papás, muy inteligentemente, y eso se los agradezco mucho, no me coartaron. Me dijeron ‘Si en un año no te va bien y no te pudiste ubicar, al menos tienes una carrera’”, dijo.

De ahí, Martín dio inicio a una ascendente carrera televisiva que lo hizo pasar de “Extra Jóvenes” a “Calle 7” en TVN y posteriormente a Canal 13, donde cosechó éxitos en programas como el matinal “Bienvenidos” y el estelar “Vértigo”, entre tantos otros.

Justo en 2013, cuando Martín vivía uno de sus mejores momentos, siendo primera sintonía en la mañana y en la noche, todo se vio en riesgo al ser arrestado. “Eso marcó un antes y un después en mi vida”, reflexionó el animador, agregando que en esa época “no estaba pensando. Lo que estaba haciendo era echarle para adelante, con poco tiempo para sentarme a pensar (…) Yo era tan poco respetuoso con mi físico que hacía ‘Vértigo’ y al día siguiente hacía matinal, una locura”. 

Ese día era el capítulo final de esa temporada del estelar, entonces, tras animar el matinal, se quedó en el canal, sin comer nada. Terminado el programa, el equipo celebró con champaña y luego todos fueron a una fiesta hasta la mañana siguiente. El error de Martín fue que decidió, tras dormir un poco, irse manejando a su casa.

“Me para el carabinero y me pongo nervioso. Me dice ‘Baje la ventanilla’, y, como no veo por este ojo, en vez de bajar el vidrio de adelante bajo el de atrás. Yo dije ‘Aquí se acabó todo’”, contó el animador.

Luego, como ese día empezaba sus vacaciones, se fue a la playa para encontrarse con su familia. “Ahí me vino el bajón”, indicó. Los encargados de animarlo fueron sus hijos, quienes lo entendieron y perdonaron. “Eso me llenó de ánimo, y me enseñó también que no soy ilimitado. Yo quería hacerlo todo, y eso es un craso error”, dijo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Todo Por ti (@todoporti_13)

La adopción de Mariano

Ya a la hora de hablar de su hijo menor, Mariano, Martín Cárcamo contó a Cecilia cómo fue que llegó a adoptar al niño. “Fue un acto de amor, una decisión de amor, un llamado que no tiene explicación racional”, explicó, indicando que al principio fue una iniciativa de su ex esposa, y que él estaba temeroso. “Sentía que había que tener ciertas condiciones emocionales para adoptar. ¿Daré el ancho como papá adoptivo? Y a medida que fuimos conversando me fui convenciendo”, dijo.

Luego de fracasar intentando adoptar en Chile, llegaron vía una fundación a contactarse con una casa de adopción en Haití. “De donde viene Mariano es uno de los lugares más violentos del mundo, es muy fuerte”, dijo Martín. Una vez nacido el niño, Martín viajó acompañado por Benito Baranda, quien lo asesoró en el proceso e incluso le entregó por primera vez en sus brazos a Mariano, de sólo meses de edad.

“Yo cuando por primera vez lo veo tengo un instinto animal. Lo agarro, le abro la boca y le doy un beso en la boca. Quiero que sienta mi olor, sentir su olor, una cosa muy primaria. Sentí una cuestión indescriptible”, narró.

Sobre la reacción del niño, el animador dijo que fue cambiando. “Dicen que los hijos eligen a los padres más que los padres a los hijos (…) Él partió con una mirada de mucha desconfianza, mucho temor. De repente vas viendo con el tiempo brillo en sus ojos, después una sonrisa, alegría. Es el amor con patas, un niño que es puro cariño, puro afecto, que se siente libre”, dijo definiendo a su hijo.

En torno a lo que significó la llegada del niño a su familia, indicó que fue un gran cambio para todos. “Es desarrollar la paternidad y la hermandad desde un lugar que lo único que busca es entregar sin pedir nada a cambio (…) Nos convirtió en personas con una humanidad y una mirada de la vida distinta. Lo que tenemos hoy es una bendición”, sostuvo.

Pasado un tiempo, en su último viaje a Haití, esta vez para traerse a Mariano, Martín fue acompañado por su mamá, y ella fue de gran ayuda, porque Mariano estaba muy enfermo. “Ahí vi a mi mamá en su máxima expresión como mamá y como mujer, la vi en todo su esplendor. Fue parte fundamental en los momentos más críticos, con Mariano hizo cosas que son insólitas y permitieron que él llegara con vida”, contó, explicando que ella sostuvo al niño y lo contuvo a él mismo emocionalmente.

“Recuerdo cuando pasamos la policía, a punto de subirnos al avión, y mi mamá estaba con Mariano, y me acuerdo que me puse a llorar y llorar, boté todo el estrés acumulado porque al fin lo habíamos sacado de esa pobreza. Es un país que yo amo, pero lamentablemente es un infierno lo que están viviendo. Y ahí estaba mi mamá, y me decía ‘Llora, llora, bota todo, ya pasó, ya nos vamos’”, recordó, emocionado, agregando que no se siente capaz de volver a Haití, aunque sabe que algún día Mariano debe ir para conocer su origen.

Temas relevantes

#Martin Carcamo#Todo por ti

Notas relacionadas

Deja tu comentario

Lo más reciente

Más noticias de Entretención