Pymes

Historia de superación: partió vendiendo lencería y ahora crea sus propios diseños

La emprendedora Bárbara Gajardo entregó su testimonio sobre su pyme e hizo un llamado a no rendirse: "No dejen de intentar, el camino puede ser difícil y estresante a veces, pero te sientes totalmente recompensada cuando alguien decide comprar algo a lo que le pusiste el corazón”.

Babi Blue, emprendimiento de lencería confeccionada a la medida.
Babi Blue, emprendimiento de lencería confeccionada a la medida.

Bárbara Gajardo, es una mujer emprendedora que poseía una tienda de lencería llamada Curvas Peligrosas, la cual lamentablemente no sobrevivió a la pandemia del Covid-19, sin embargo, lo que resultó ser una tragedia, terminó siendo una forma de reinventarse. 

Respecto a su decisión de emprender, Bárbara aseguró: “Mi camino en el emprendimiento empezó hace años, cuando decidí que no quería un trabajo en una oficina, revendía lo que fuera que encontrara y pasé por varios rubros".

Agregando que "en mi emprendimiento anterior me enamoré de el poder de la lencería y hace dos meses comencé este proyecto y estoy confeccionando mis propios diseños”.

El emprendimiento se trata de “lencería confeccionada a mano y a medida por y para mujeres con diseños románticos, sensuales y cómodos, donde se busca el empoderamiento femenino a través de la normalización del cuerpo y como es que la ropa debe ajustarse a el y no al revés”, afirmó la dueña de Babi Blue. 

 

Motivación para emprender

Respecto a su motivación por la creación de una tienda que a través de la lencería empodere a las mujeres, aseveró que “mi experiencia propia… mi busto es un poco más grande que el de la media, por lo que encontrar ropa interior que me quedara cómoda y que fuera bonita desde siempre fue un problema”.

“En mi adolescencia mi sostenes eran todos de abuelita y apenas me sujetaban, ya de adulta descubrí la lencería americana y la cantidad de tallas que existen en el mercado internacional que son más de 200 mientras que en Chile apenas venden cerca de las 20 y eso me dejó impresionada”, agregó.

Pase mi vida pensando que mis pechos eran muy grandes cuando en realidad la ropa que me vendían siempre fue muy pequeña y por fin pude conseguir un sostén que me quedara perfecto, sentí una sensación liberadora y fui feliz con mi cuerpo”, declaró.

En este sentido, se refirió a su primera empresa, llamada Curvas Peligrosas: “Comencé a vender lencería importada y aprendí sobre tallas, formas y el mundo desconocido de la lencería, pero con la pandemia mi emprendimiento no sobrevivió”. 

Sin embargo, Bárbara no se rindió y “a finales del año pasado reconecté con mi amor por la lencería y mi amor por crear, así que empecé a estudiar para poder hacer mi propia ropa interior, desde diseñar, hacer patrones, coser, etcétera”.

Añadiendo que "me enamoré de mis creaciones y cómo me hacían sentir y decidí que quería que todas las mujeres se sientan igual: libres, felices, cómodas y sensuales, que puedan encontrar algo que les quede perfecto y que entiendan que el problema es la ropa interior que usan y no sus cuerpos".

 

“Babi Blue”

El nuevo emprendimiento de Bárbara Gajardo se llama “Babie Blue”, la lencería se puede adquirir a través de su cuenta de Instagram (@babiclue.cl).

La dueña de la tienda comentó que sus productos estrellas son “los calzones tiro alto y los arneses”, los cuales son hechos a la medida de la clienta.

Asimismo, se refirió a las dificultades que existen para las pymes, asegurando que lo más difícil es “organizar la vida laboral y la vida personal, porque es complicado ser tu propio jefe y saber balancear tu vida para poder pasar tiempo con los que amas también”.

Por último, Bárbara Gajardo dedicó palabras a quienes desean emprender, aseverando que “le den con todo y no dejen de intentar, el camino puede ser difícil y estresante a veces, pero te sientes totalmente recompensada cuando alguien decide comprar algo a lo que le pusiste el corazón”.

Más Noticias

Más Noticias