Crónica

PUCV se convierte en la primera universidad en el país en impartir cátedra de Rap y Freestyle

La asignatura es parte del Programa de Formación Fundamental de la Pontifica Universidad Católica de Valparaíso, que permite desarrollar competencias que van más allá de lo netamente académico.

Esta cátedra busca impulsar las habilidades socioemocionales de los participantes.
Esta cátedra busca impulsar las habilidades socioemocionales de los participantes.

Con la creciente popularidad del Rap y el Freestyle este último tiempo, la universidad porteña vio la oportunidad para que los alumnos puedan aprender, desde un enfoque educativo, cultural y terapéutico, las ideas que implementa este género, habilidades como técnicas para expresarse en público, lenguaje paraverbal, gestión y canalización de emociones, técnicas de improvisación y escritura, entre otras son parte de las principales enseñanzas que deja este ramo.

Este taller de Rap y Freestyle cuenta con más de 40 estudiantes de distintas carreras de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) que deben expresarse en público, lenguaje paraverbal, gestión y canalización de emociones, técnicas de improvisación y escritura

Algunas de las otras temáticas que los jóvenes están aprendiendo son rimas, cultura, “punchlines” y estructuras, en una iniciativa que surgió de la Escuela de Ingeniería de Construcción y Transporte de la PUCV, que es dictada por precursores del freestyle en la quinta región y precursores en competencias de este tipo en Chile: el periodista Alejandro Gutiérrez (Soldiar) y el psicólogo Sebastián Mendoza (Mc Samo).

Ambos tienen experiencia y conocimientos, tanto arriba de los escenarios, como también componiendo canciones y principalmente, enseñando esta cultura a través de talleres en una multitud de colegios, liceos, centros del Sename, entre otros, y que en la actualidad se enfocan en este gran reto de hacer clases en una de las instituciones universitarias más prestigiosas del país.

Alejandro Gutiérrez, docente de la asignatura relató que: “Entendiendo que los jóvenes llevan dos años sin clases presenciales, creemos que este tipo de asignaturas son indispensables para el desarrollo artístico, emocional e integral de los estudiantes, pudiendo aportar no sólo en su formación académica desde el área del lenguaje y las habilidades cognitivas, sino también en la reparación de la salud mental de nuestros jóvenes, quienes necesitan liberar emociones de alguna forma y qué mejor que lo hagan en su aula, en un contexto sano, seguro y divertido. Para formar personas exitosas, necesitamos formar personas felices”, concluyó el destacado exponente de esta cultura.

Estudiantes con experiencia

Dentro de los estudiantes inscritos en esta asignatura se encuentra Brando Ramírez (Onírico), quien es uno de los jueces de FMS Chile, uno de los torneos de freestyle más importantes del mundo.

Con respecto a la clase el rapero señalo: “La primera clase del curso fue increíble, cumplió con las expectativas que le tenía, mitad teoría y mitad práctica, el ambiente que se generó fue muy agradable entre todos".

"El hecho que exista este ramo me llena de felicidad, lo que hace mucho tiempo se veía con otros ojos ahora está llegando a las universidades, es un gran paso para la cultura, y es la instancia perfecta para que gente que nunca se atrevió a entrar en este mundo por vergüenza o inexperiencia logre dar el paso para adentrarse”, comentó.

Esta interesante propuesta educativa se extenderá durante el primer semestre con futuras proyecciones de continuar siendo parte de la malla curricular. 

Más Noticias

Más Noticias