Crónica

Estudiantes denuncian "condiciones indignas" en colegio San Juan Diego de Recoleta

Los docentes del establecimiento aseguraron que advirtieron de esta situación a la Municipalidad de Recoleta y a la Superintendencia de Educación, pero no han recibido ninguna respuesta.

Hace tres semanas los estudiantes se encuentran en paro. Foto: Agencia Uno.
Hace tres semanas los estudiantes se encuentran en paro. Foto: Agencia Uno.

La comunidad educativa del Colegio San Juan Diego de Recoleta denunció problemas en baños, salas de clases y hasta plagas de insectos, lo que ha provocado la tercera semana de paralización de clases. 

Según expuso el Colegio de Profesoras y Profesores de la Región Metropolitana, el establecimiento particular subvencionado, Colegio San Juan Diego de Recoleta, a cargo de la Fundación Mano Amiga, presenta una serie de fallas en sus instalaciones y “condiciones indignas” que impiden el normal desarrollo de las jornadas escolares.

Los problemas que mayormente destacan son las pésimas condiciones en los baños, pizarras con instalaciones deficientes a punto de caer, sillas descuadradas con riesgo de caídas, una plaga de insectos y un casino habilitado al aire libre cuyo techo es una malla raschel.

Debido a la situación desfavorable, alrededor de 700 estudiantes desde séptimo básico hasta cuarto medio decidieron no asistir al establecimiento hasta que existan soluciones.

Respaldo del Colegio de Profesores

El presidente del Colegio de Profesoras y Profesores Metropolitano, Mario Aguilar, respaldó la paralización, afirmando que las denuncias son legítimas. 

"Ellos se manifiestan para tener dignidad, respeto, un trato mínimo. Respaldamos absolutamente el derecho de las comunidades educativas de movilizarse para exigir y conseguir las condiciones mínimas requeridas", aseguró.

Asimismo, la profesora Carolina Lillo explicó que a comienzos de marzo presentó un petitorio a la Dirección del establecimiento "porque, a simple vista, se notaba que en los dos años de pandemia el colegio estuvo totalmente abandonado, sin ninguna mantención, pero no nos escucharon".

Cabe destacar que la comunidad educativa recurrió a la Municipalidad de Recoleta y a la Superintendencia de Educación, sin embargo, no han tenido soluciones.

Más Noticias

Más Noticias