• 21 FEB DE 2024

"Llegó como un bulto, se desparramó, ya no podía respirar": el desgarrador relato de la madre de Luis Larraín

Luis Larraín |

En entrevista con La Tercera, la familia del ex presidente de la Fundación Iguales, contó como fue el cáncer que finalmente le costó la vida al activista del movimiento LGBTIQ+.

La noche del pasado 17 de noviembre, el ex presidente de la Fundación Iguales, Luis Larraín, murió víctima de un agresivo cáncer de sangre cuando recién tenía 42 años. Su adiós fue luego de una sedación que él mismo anunció a través de sus redes sociales días antes de su fallecimiento.

Pero el proceso fue mucho más largo. A fines del año pasado comenzaron los malestares. Una tos no lo dejaba en paz, y eso para un trasplantado de riñón no era algo sencillo. El 13 de enero de 2023 lo hospitalizaron durante una semana en la Clínica Alemana, porque le encontraron líquido en la pleura: un tejido que cubre y protege los pulmones. 

Con el correr de los días la situación comenzó a empeorar. El día 20 de enero, el diagnóstico fue rotundo. Luis tenía cáncer.


Síguenos en: Google News


"El mes de febrero me lo lloré entero. Como que no estaba en la tierra. Era una pesadilla, pero real. Como que uno quiere despertar y no, está despierta. Es desgarrador", comentó la madre de Larraín, Mónica Stieb.

En diálogo con La Tercera, luego agrega que "al principio a mí se me paró el mundo. O sea, él venía para acá, estábamos todos, y yo decía, ¿cómo pueden hablar de otra cosa? Para mí el tema era su cáncer y me daba lata que no hablaran de eso. Ahí me di cuenta que, bueno, esa era yo, a lo mejor por ser mamá. Pero para mí era el tema que había en ese minuto y no me interesaba nada el resto".

Luis Larraín
"Para pasar los últimos momentos en paz": El emotivo video de despedida de Luis Larraín

El activista del movimiento LGBTIQ+ falleció a sus 42 años tras una intensa lucha contra el cáncer.

Advertencia familiar

Con la enfermedad en pleno desarrollo Luis mandó al WhatsApp familiar un documento que explicaba cómo les gusta a los pacientes de cáncer que los acompañen en su tratamiento. Ahí hubo cosas que a Sonia le costó entender.

"A mí me costó mucho. No lo quería soltar y lo cateteaba demasiado. Él me puso muchos límites. Que no lo llamara tanto, que no le preguntara todos los días cómo estaba. Yo le mandaba por WhatsApp besitos, le preguntaba cómo estás y cómo amaneciste. Y creo que lo agobié", contó.

Luego, Larraín y sus padres viajaron a Chiloé, lugar que Luis aún no conocía, y luego junto a su madre, el ex presidente de la Fundación Iguales viajó a Alemania. Tras el regreso a Chile comenzó la recta final.

"No sé si fue intuición maternal o qué, pero yo por dentro pensé ‘de aquí no sale’. Llegó tan mal al auto. O sea, después de bajar los cuatro pisos llegó como un bulto. Se desparramó en el auto, porque no podía respirar", contó Sonia cuando le tocó ir a buscar a su hijo para llevarlo a uno de sus tantos controles médicos.

Fue así como se internó en la Clínica Las Condes. Los tratamientos ya no eran efectivos y todo se derrumbó.

Luis Larraín enfrentó a su médico

En noviembre, el médico que trataba a Luis fue sincero con él y le reveló que ya no había salvación. Fue ahí cuando comenzó un corto camino que lo llevó a la sedación, la que finalmente terminó con su muerte el pasado 17 de noviembre.

"Estaba sedado y roncaba mucho. Al poco rato que se fueron todos, le tomé la mano. De repente sentí que no estaba roncando. Había unas auxiliares en la pieza y les pregunté si no estaba respirando. Ahí se desencadenó todo. Llegó el enfermero del piso y le tomaron el pulso. Le avisé a la familia que se viniera, porque estaba en las últimas. Murió unos segundos después, conmigo. Nació conmigo y murió conmigo", es es el consuelo de Sonia.

Hernán Fonseca

Periodista multiplataformas, generador de contenidos audiovisuales.
Ver todas sus publicaciones