Internacional

''Se trata de dinero'': Esposa de chileno secuestrado en Haití afirmó que estos delitos han sido frecuentes en el país caribeño

Carolina Da Silva, pareja del misionero secuestrado, señaló que el móvil principal del rapto de su marido es el dinero.

La situación se trataría solamente de dinero, ya que el misionero cumple únicamente labores sociales.
La situación se trataría solamente de dinero, ya que el misionero cumple únicamente labores sociales.

Continúan los operativos para dar con la ubicación del misionero chileno Esteban Zambrano, quien fue secuestrado en la capital de Haití, Puerto Príncipe. Desde Chile, su pareja reveló que esto se trataría puramente de rescate por dinero.

Según afirmó la esposa del misionero, Carolina Da Silva, estos delitos han sido frecuentes en este último tiempo en el país caribeño. "Esto se trata de dinero, es un secuestro como los que están ocurriendo frecuentemente aquí en Haití", indicó este viernes a CHV.

El rapto del apóstol

El secuestro ocurrió a las 14:00 horas de este miércoles cuando Esteban Zambrano, de 32 años, volvía a su hogar junto a su hija de 6 años, la cual fue ignorada por los captores.

Tras ello, su esposa confirmó que fue llamada por su marido, para comunicarle que estaba todo bien: "recibí una llamado de mi esposo, que me informó que se encontraba bien, que no lo habían lastimado; fue el último contacto que tuvimos, él también quería saber cómo estábamos nosotros" relató Da Silva.

Por otro lado, detalló que no hubo más contacto a partir de esa vez: "Ayer no tuvimos ningún contacto con los secuestradores, solo hemos tenido una comunicación", añadiendo que tampoco hubo amenazas en el aviso.

Accionar de la PDI

La jefa nacional de Cooperación Internacional de la Policía de Investigaciones, Catalina Barría, afirmó en Radio Cooperativa, que la tesis principal del dinero es efectiva, ya que el chileno cumple acciones comunitarias en la isla: "Recordemos que ellos cumplen una labor social, son misioneros, están trabajando para apoyar a la gente de Haití, entonces si uno pudiera especular si hay rencillas o cosas parecidas, hay que decir que no, porque ellos cumplen una labor social", aclaró.

"El año pasado hubo cerca de 600 secuestros y en lo que va de este ya van 300, es un delito común allá", afirmó sobre estos crímenes.

Por último, la prefecta confirmó que ya se encuentran tomando las decisiones adecuadas para la liberación del misionero, donde un funcionario de la PDI (experto en negociaciones) viajará a Haití para apoyar a la familia de la víctima, a quien los secuestradores exigieron un pago de 100 mil dólares para su rescate.

Más Noticias

Más Noticias