Crónica

¿Qué es el Síndrome de Desgaste Profesional?

La crisis sanitaria, los problemas sociales y tantas otras cosas afectan la salud de las personas a nivel físico y emocional.

Síndrome de Desgaste Profesioanel
Síndrome de Desgaste Profesioanel

La exigencia laboral muchas veces pasan la cuenta, y en ocasiones se trasforma en un problema bastante complicado para las personas. En términos médicos se conoce como el “Síndrome del desgaste profesional”.

El síndrome del trabajador quemado o burnout, no se define como una condición médica, sino como “una manifestación de estrés crónico total”, explicó Lotte Dyrbye, médica y científica que estudia el agotamiento laboral en la Clínica Mayo.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS), reconoce al burnout como una enfermedad de trabajo, describe al síndrome como “resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito”.

Pedro Gil-Monte, académico de la Universidad de Valencia y autor del Cuestionario para la Evaluación del Síndrome de Quemarse por el Trabajo (CESQT), aseguró que “este problema de salud mental afecta con mayor frecuencia a los trabajadores que tienen contacto directo con personas, como profesores, personal de salud, servicios de atención a clientes, guardias de seguridad, entre otros.”

“Estamos en condiciones de poder afirmar que el síndrome del burnout es un problema de salud que deriva única y exclusivamente de la actividad laboral. Es una respuesta al estrés laboral crónico”, comunicó el especialista.

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Desgaste Profesional?

El modelo de diagnóstico desarrollado por la Universidad de Valencia menciona cuatro fases con síntomas específicos, los cuales son:

La persona comienza a perder ilusión por el trabajo, se pierde la capacidad de concentración y un agotamiento mental que impide cumplir tareas.

“Cuando esto ocurre de manera frecuente y prolongada en el tiempo, si estamos trabajando hacia personas, al final lo que ocurre es que el personal acaba culpando a los usuarios y clientes de su fracaso. Es decir, no alcanza los objetivos porque las personas a las que atiendo no colaboran para que alcance esos objetivos”, explicó Pedro Gil-Monte.

A partir del deterioro cognitivo, el desgaste emocional incrementa, porque intenta cumplir sus desafíos y por más que se esfuerza no logra alcanzarlos. Incluso en ocasiones hay agresiones por parte de los clientes o del empleador.

La tercera etapa y en respuesta a lo mencionado anteriormente, las personas se aíslan, se distancian de situaciones y/o personas que consideran agresivas.

“Es esa frialdad, indiferencia que se puede etiquetar como despersonalización, indolencia, apatía, dejamiento”, afirmó el especialista.

La última etapa del burnout es el resultado de la despersonalización, es en donde la persona deja de atribuir el fracaso personal y profesional a los demás y comienza a preocuparse por cómo tratan a los demás.

“Hay una distorsión cognitiva, la persona empieza a desarrollar pensamientos distorsionados”, concluyó Pedro Gil-Monte.

¿Qué hacer si experimentas los síntomas mencionados?

Si experimentas síntomas físicos que podrían indicar cansancio, considera consultar a un profesional de salud mental para determinar si estos son causados por el estrés o tienen su origen en otras condiciones físicas.

“Es muy fácil desestimar tus propios síntomas, sobre todo en nuestra cultura, en la que nos enseñan a trabajar arduamente”, aseveró Jessi Gold, psiquiatra de la Universidad de Washington.
 

Más Noticias

Más Noticias