Crónica

"Le dije que se entregue": funcionaria del Poder Judicial entregó su versión respecto al crimen de David Florido

La mujer acusada de encubrir al presunto autor del disparo que terminó con la vida del funcionario policial asegura haber sido engañada y atemorizada.

(FOTO: Captura)
(FOTO: Captura)

Durante la jornada de este lunes se llevó a cabo la audiencia de formalización del presunto asesino del suboficial mayor de Carabineros, David Florido. En conjunto a dos personas más, quiénes habrían encubierto al delincuente durante el tiempo que este estuvo prófugo de la justicia.

En la audiencia se determinó que los tres imputados estarán en prisión preventiva mientras que investigue lo ocurrido, y además, se entregaron nuevos detalles respecto a la fuga que organizó Juan González. 

Los nuevos antecedentes revelados, describieron el rol que jugó Marcela García, funcionaria del poder judicial, quién habría ayudado a González los días que estuvo prófugo de la justicia, y quién mantenía una relación sentimental con el imputado.

Luego de haber percutado el disparo contra Florido, Juan escapó de la población La Victoria. En su recorrido amenazó a dos mujeres, quiénes tuvieron que pedirle un taxi informal, que posteriormente lo trasladó hasta la casa de su pareja, Marcela García. Al hogar llegó con un disparo en el pie.

"El imputado Juan Israel le dice que le habían querido robar su auto, que a raíz de ese forcejeo los tipos le habían disparado en el pie. Dice que se fueron después por varias comunas y, posteriormente, le indica el imputado que se fueran a un motel", relató el fiscal Christian Toledo.

¿Qué dijo la mujer?

Según la defensa de la funcionaria judicial, el hombre le habría mentido a García respecto al tiroteo, después de haber hablado en una segunda ocasión, reconoció haber participado en el hecho, aunque no asumió responsabilidad.

"Yo le dije que se entregue, alterándose, casi pegándome una cachetada, y que no volviera a decir eso porque no se iba a entregar, porque prefería matarse o agarrarse a balazos con los 'pacos'", decía la declaración de García, según reveló su abogado, Richard Maldonado.

Posterior a esto, aparece la ayuda del tercer imputado, Julio Vidal, quién trasladó al presunto asesino de David Florido a San Fernando, donde se escondió en la casa de unos familiares.

Cuando volvió a Santiago, nuevamente recurrió a Marcela, quién lo fue a buscar y trasladó a Colina. Pero fue en ese preciso momento que funcionarios policiales dieron con el prófugo. 

"La imputada comenzó a llorar y ella manifestó, de manera libre y espontánea, que deseaba cooperar con la investigación, ya que había omitido información respecto a la ubicación de Juan Israel", dijo en la audiencia el fiscal Toledo.

Mariana Miranda

Periodista (@marimiranda_p)+ info

Más Noticias

Más Noticias